Invítame a un café

DIY: cómo ovillar a mano con la ayuda de un tubo de cartón.

25 de septiembre de 2015


Hoy os quiero mostrar un truco muy muy bueno que he aprendido hace poco a raíz de retomar mi amistad con las agujas circulares y el ansia por aprender a tejer calcetines y jerseys con ella. He descubierto que tengo muchos ovillos, mal enrollados y enredados que ocupan mucho espacio. Con este método manual para enrollar las lanas lo tendrás todo ordenado y además, podemos aprovechar las grandes ventajas de este método que os contaré más adelante.

¿Alguna vez os habéis encontrado con un ovillo mal enrollado o enredado como el de la imagen de abajo? Hoy os enseñaré la solución: un tubo de cartón, de esos del papel higiénico o de cocina.


¿Cómo se procede? Muy secillo. Hay que introducir el cabo suelto del ovillo y ponerlo dentro del tubo. Si eres diestra, sujeta el tubo con la mano izquierda y el cabo del ovillo para que no se salga. Con la mano derecha comienza a enrollar la lana alrededor del tubo de forma diagonal y con la mano izquierda vamos girando el tubo lentamente. Las vueltas del hilo se irán interponiendo unas sobre otras



Poco a poco el ovillo va tomando forma. Hay que ir dándole cierta tensión al hilo, algo intermedio (ni muy flojo ni muy tirante), hasta que lleguemos al cabo del otro extremo del ovillo. Lo que hacemos con ese extremo es introducirlo por alguna de las vueltas que hemos dado para que no se suelte.


Ahora, lentamente, sacamos el tubo del ovillo y lo apretamos un poco para darle algo de forma más compacta.

Y aquí vienen las GRANDES VENTAJAS de este método:

1) para tejer usaremos el cabo interno del ovillo, por tres razones principales: la lana no se va a liar, el ovillo no se va a deformar y por último, no nos va a salir rodando. El hilo irá saliendo del ovillo conforme lo vayamos necesitando/utilizando.

2) con este método podremos saber si el ovillo trae nudos y empalmes internos. Como ya sabemos, algunas lanas de baja calidad (incluso de marcas buenas, aunque no es habitual) traen nudos internos que estropean afean nuestras labores. Podremos detectar estos nudos y cortarlos y hacer diferentes ovillos, tantos como nudos tenga la lana.



Espero que este truco/idea os sirva y lo probéis. Porque de verdad que yo me he quedado alucinada con el orden que tengo ahora en mi cuarto de manualidades. Un beso soñador y hasta la próxima :*

DIY: pizarra con marco de goma eva.

21 de septiembre de 2015


Ya el viernes pasado os mostré cómo hacer pintura de pizarra o chalk paint casero. Pues hoy os traígo una idea para poder emplearla y he elaborado una pizarra con marco de goma eva (foamy) para poner en la habitación de la peque, aunque también se puede colocar en la cocina para apuntar la lista de la compra o escribir el menú semanal.

Los materiales que he usado son:

- pintura de pizarra casera
- chapón de 55x45 cm
- un pliego de goma eva o foamy con brillantina
- regla
- lápiz
- tijeras
- pistola de silicona caliente
- pincel


Lo primero que he hecho es pintar el chapón de madera por una de sus caras. Le he dado dos capas, dejando secar bien entre ambas capas.
Mientras se secan, marcamos las mismas medidas del chapón sobre la parte de atrás del pliego de goma eva, donde no tiene la brillantina. Después medimos 3 cm de grosor para el marco. Recortamos en contorno marcado y el interior, quedándonos como con un rectángulo hueco.



Con la pistola de silicona caliente, vamos pegando el marco en los bordes del chapón, con ciudado de no quemarnos. Pegamos poco a poco, es decir, por partes y vamos apretando bien conforme vamos aplicando la silicona.


Y ya tenemos nuestra pizarra lista para que los peques la usen. Si la queréis colgar, sólo tenéis que añadir por detrás uno o dos cáncamos.

Espero que os sea de utilidad y que disfrutéis siempre de las cosas que hacéis, si no, no tendría sentido. Un beso soñador y hasta pronto.

DIY: pintura pizarra casera (chalk paint).

18 de septiembre de 2015


Buenos días a todos y todas y feliz fin de semana. Hoy quiero mostraros una forma muy sencilla y económica de hacer pintura de pizarra de forma casera, en nuestra casa y sin necesitar montar un espectáculo. La pintura pizarra es una pintura muy cubriente (con pocas capas queda perfecto) y que suele adherirse a casi cualquier superficie, es decir, podemos pintar casi cualquier tipo de objeto. Además, de la forma en que os muestro este paso a paso, se puede hacer de cualquier color teniendo en cuenta que una vez que está seca, se aclara un poco.

Vamos a necesitar:
- pintura acrílica del color que queramos
- yeso o tizas (hay que machacarlas y tamizarlas)
- agua tibia
- cuchara medidora
- un palito para remover
- un recipiente para mezclar todos los ingredientes


Como tenía tizas por casa, decidí no comprar yeso exclusivamente para esta DIY, así que lo que hice fue macharcas en un mortero y después tamizarlas con un colador. Un consejo que os doy es que si tenéis yeso o lo compráis, que lo tamicéis también. Después el acabado se va a ver mucho más fino.


En un recipiente de plástico desechable vertemos como unos 25 ml de pintura acrílica. Yo he escogido un color gris oscuro un poco azulado. Después he añadido tres cucharas medidoras (de 30 g) enrasadas y las he mezclado muy bien con la pintura. Notaréis que se queda muy espesa. Después he añadido unos 10 ml de agua tibia y he vuelto a mezclar muy bien, con cuidado de que no se formen grumos.
Y nuestra pintura está lista para usar.



Esta pintura se puede conservar un tiempo en un recipiente hermético, cuidando que la pintura no esté en contacto con el aire, ya que esto haría que se se cuarteara y se resecara.

Yo recomiendo que hagáis más o menos la cantidad que vayáis a necesitar.
Se puede aplicar con pincel, brocha o rodillo.
La pintura seca rápido, así que podéis reservar el sobrante para una segunda capa.
Una vez aplicada la pintura, dejad que seque bien o se desprenderá al escribir con tiza.

Espero que os haya gustado este tutorial y que lo pongáis en práctica. Un beso soñador :)

Vacaciones en París. Parte II.

16 de septiembre de 2015




Detalle de un geranio en los Jardines de Luxemburgo. Al fondo, borroso, el Palacio de Luxemburgo, sede del actual Senado francés.

París detrás de una cámara es otro mundo. Con mis ojos detrás del visor y mi dedo índice preparado para disparar noto que me suben las pulsaciones. Es el instante preciso de inmortalizar un momento. Aperas dura unas centésimas de segundo. Y todo se transforma en un bonito recuerdo para toda la vida, lo que las retinas no podrán detallar con el paso del tiempo.

París es luz, una cuidad de contrastes, de movimiento y de diversidad de culturas. Sus calles son para perderse, pasa salir a pasear sin planes y descubrir sus maravillas a modo de sorpresa. En cada rincón y en cada plaza, un asombroso hallazgo nos sale al paso.


Me impactó gratamente algunas de las costumbres de la ciudad: que los jardines son bien respetados, las calles está limpias, solo están bañadas de las hojas caídas de los árboles, de la amabilidad de sus gentes, del inmenso número de turistas que como yo visitan sus museos y monumentos y de la paciencia que puede tener un franco-parlante cuando no entiendes bien una conversación.

Y su gastronomía...todos los días comprábamos en PAUL baguettes, croissants y macarons para desayunar.

Macarons comprados en PAUL.
Recuerdo que el primer día salimos a la calle a andar sin un plan establecido: "vamos a dar una vuelta". Partimos desde el distrito 14 dirección noroeste, callejeando para perdernos un poco. De repente, al girar en una avenida....allí estaba ELLA: la Torre Eiffel. La vi inmensa, majestuosa, impactante...se me revolucionó el fuero interno. Seguimos caminando sin perderla de vista...y cuanto más avanzábamos, más lejos parecía que se hallaba. Hasta que bordeamos la escuela militar y llegamos a los Campos de Marte. Ahí pudimos descansar a la sombra de unos árboles y vimos que ya era la hora de almorzar. Sacamos los bocadillos de pavo y queso y nos quedamos observando a la gente que allí se reúne para comer y tomar el sol. Fue una gran idea perderse y llegar hasta allí.

Campos de Marte con la Torre Eiffel y el Palacio de Trocadero al fondo. La Torre es una mole inmensa de acero de más de 300 m.
 El día que subimos al barrio de Montmartre y visitamos la Basílica del Sagrado Corazón lo hicimos en metro. A la vuelta decidimos bajar andando y volvernos a perder por las calles. De nuevo nos pilló la hora de comer y al doblar una esquina vimos una iglesia gigante con un pequeño jardín alrededor. Observé que había gente que se llevaba el almuerzo para tomarlo en el parquecito. Me enamoró esa costumbre que ya había ido viendo con el paso de los días. Esta iglesia, la de la Santa Trinidad, acoge a todo aquel que quiera pararse a descansar, relajarse y disfrutar de un lugar bonito y fresco.

Iglesia de la Santa Trinidad
 El penúltimo día de estancia en París fuimos a ver el Arco del Triunfo y recorrer la gran avenida de los Campos Elíseos.. He de confesar que el Arco me gustó mucho pero esperaba otra cosa de los Campos Elíseos, como algo más grande y majestuoso. No sé, me parecieron como el Paseo del Parque de Málaga. Pero claro, en mi mente los tenía idealizados.

Arco del Triunfo mandado construir por Napoleón, un monumento que conmemora el triunfo de la batalla de Austerlitz.

Y os muestro de nuevo una fotografía del Museo del Louvre, una de las cosas de París que más me gustó, porque si tuviera que quedarme con algo, sería con esto y con la Torre Eiffel...aunque todo lo que hicimos y vivimos, lo llevo en el corazón con un bagaje más de mi vida.


Espero que estas entradas sobre viajes os haya gustado y os animo a que si podéis, vayáis a esta ciudad a recorrerla entera, merece la pena.

Hemos estado pensando que el año que viene iremos a recorrer España, quizás Asturias y Cantabria. Me gustaría visitar el Santuario de la Virgen de Covandonga.

Un saludo: au revoir!!!

DIY: funda para el teléfono móvil.

14 de septiembre de 2015


El otro día os enseñaba a hacer un clutch/funda para Ipad o tablet y hoy os traígo otro tutorial para hacer una funda de móvil (apto para cualquier móvil) a juego con el clutch.

Es muy sencillo de hacer y vamos a utilizar/reciclar un cartón de leche. El resultado no puede gustarme más.

Los materiales que vamos a necesitar son:

- un cartón de leche vacío y limpio
- fieltro
- tela
- cinta de celo o de carrocero
- tijeras
- regla
- rotulador para marcar
- pistola de silicona caliente
- cinta elástica
- pegamentos (por si no pegara bien la tela)
- plancha


Este tutorial es original de Innova Manualidades y os dejo el link de video para hacer esta funda más abajo.
Yo os dejo unas cuantas imágenes del proceso tal y como yo lo hice y un resumen de los pasos:


  • marcamos la silueta de nuestro móvil sobre el cartón y recortamos todas las piezas necesarias.
  • colocamos las piezas en el orden en el que irán forradas y las pegamos con un poco de celo.
  • colocamos las piezas unidas sobre una tela (la parte del revés de la tela en contacto con la parte plateada del cartón).
  • Planchamos bien todo, la tela se quedará pegada al cartón.
  • recortamos la tela a medio centímetro del borde y haremos cortes especiales en las esquinas.
  • planchamos los bordes. Si no se quedaran pegados al cartón, usar pegamento de contacto.
  • colocamos cinta elástica y la pegamos con silicona caliente.: un trozo grande en las piezas que unimos antes y cuatro trozos pequeños es las esquinas de la pieza que va sola.
  • pegamos fieltro a toda la parte interior de la funda.
  • pegamos encima la pieza que va sola.










Esta funda es genial y resistente. Y lo mejor, va a juego con nuestro clutch y sirve para cualquier modelo de teléfono móvil.






Espero que os haya gustado y aquí debajo os dejo el link del vídeo:

https://www.youtube.com/watch?v=QpiciABwR0c


Saludos y hasta la próxima :)

DIY: cojín gato de fieltro.

11 de septiembre de 2015


Me encanta hacer cojines de fieltro con formas variadas para la habitación de mi peque. Ella los abraza y juega con ellos, así que yo me siento doblemente satisfecha, tanto por hacer la labor como por hacer algo que implica el interés de un bebé.

Hacer un cojín cosido a mano o a máquina de coser es muy sencillo, ya que se trata de manejar un tejido muy resistente y altamente agradecido, en el sentido de que no se deshilachan sus bordes, es suave al tacto y muy muy económico.

Los materiales que vamos a necesitar son:

- un pliego de fieltro gris (o del color que queramos nuestro gato)
- un pliego de color oscuro: negro, marrón o azul marino
- un poco de fieltro blanco y rosa
- hilos del mismo color que los pliegos de fieltro
- hilo rosa un poco más grueso
- alfileres, agujas y tijeras
- relleno (guata sintética)
- un lazo y cascabel (opcional)
- lápiz para dibujar


Yo no utilicé ningún patrón, simplemente dibujé sobre el fieltro doblado por la mitad la silueta de un gato y la he recortado con las tijeras, obteniendo dos partes (delantera y trasera) y después el resto de detalles de la cara aparte: los ojos, los bigotes, las manchitas, el interior de las orejas...tal y como ves en la imagen superior. Te recomiendo que dejes volar tu imaginación. Yo solo he hecho la cabeza del gato, pero tú puedes dibujar el cuerpo del gato entero o incluso otro animal.

Todos esos detalles los he ido cosiendo a mano poco a poco y con  mucha paciencia sobre una de las siluetas del gato, la que será la delantera. La nariz la he bordado con hilo rosa un poco más grueso, de los que se usan para bordar.

Con un trozo de cinta, he hecho un lazo y le he cosido un cascabel dorado para luego coserlo al cojín. Esto es opcional, prueba con otros complementos. Te dejo algunas ideas: un lazo junto a una de las orejas o en el centro de la cabeza, un ratón hecho de fieltro o un gorrito justo por encima de la frente.


Después he unido las dos siluetas de fieltro y las he cosido a mano con el famoso "punto manta" o punto festón, dejando al final un pequeño hueco por donde meter el relleno. Yo he usado guata sintética y he ido acomodándola en todos los rincones internos del cojín con la ayuda de la punta de unas tijeras grandes, para que todo quede relleno uniformemente.
Una vez relleno todo, he terminado de coser todo el borde del cojín, cerrando el hueco que dejé para el relleno.

Y así es como ha quedado:


Espero que os haya gustado y que lo pongáis en práctica. Puede ser para la habitación de los peque y para los no tan peques...quedaría bien en una estantería, o en un rincón del salón, a modo de decoración.

Nos vemos en el próximo post amigos y amigas, besos soñadores :*

Tricot fácil y creativo.

9 de septiembre de 2015


En la tele ya han comenzado a bombardearnos con nuevos coleccionables y cursos por fascículos, anuncios promocionales de productos atractivos con un precio de locura. Sí amigos, ha comenzado septiembre con sus rutinas y su "vuelta a..." todo, al cole, al trabajo, al gimnasio...se acabaron las vacaciones.
Y sí, he vuelto a caer, no lo puedo evitar. Me he acercado a un kiosco y lo he comprado: el primer fascículo de tricot fácil y creativo. ¿Cómo no caer en la tentación si te gusta tejer?

Pues esta primera entrega contiene la ficha con los primeros pasos. muy útil si estás empezando, con unos cuantos proyectos a realizar y explicaciones de los puntos básicos. Me gusta sobre todo una de las labores que trae la ficha, y es que podremos tejer una funda para tablet con la carita de un zorro. Super mono.

Además, el paquete contiene un par de ovillos de 25 g, 50% lana y 50% acrílico y un par de agujas de bambú de 4 mm, material más que necesario para ir empezando.


El precio: 1,99€ la primera entrega y a 4,99 las posteriores, con un total de 90 entregas (¿alguien consigue tener la colección entera?).
En la página de Facebook Tricot Creativo podréis resolver algunas de las dudas más frecuentes.

¡¡¡Y ATENCIÓN!!! Esta sorpresa me la guardaba hasta el final. Siona, en su blog LABORES EN RED, está de sorteo. Sí, sí...sortea productos de Tricot Fácil y Creativo. No te lo pierdas y apúntate.
Tienes hasta el día 12 de septiembre. Date prisa que quedan poquitos días. Os dejo el enlace:

http://laboresenred.blogspot.com.es/2015/09/2369-tricot-facil-y-creativo-planeta-de.html

Mucha suerte, yo ya me he apuntado. Un saludo y hasta la próxima :)

DIY: funda clutch para iPad o tablet.

7 de septiembre de 2015


Hoy os traígo un tutorial muy divertido para hacer una funda/clutch para un iPad o tablet, con cierre magnético y bolsillo trasero con cremallera, muy fácil de hacer. El paso a paso viene al final del post en un video de Youtube de OnlineFabricStore. Lo malo, está en inglés. Pero no problem, con las imágenes es más que suficiente. Además, no hace falta tomar medidas ni nada, os descargáis los patrones aquí y solo tenéis que ponerlos sobre la tela y recortar.

Os dejo por aquí debajo algunas fotos del proceso que yo he ido siguiendo a través del vídeo.

He ahí los materiales que he usado, la tela de lona la he comprado en Oportunidades Málaga a 6€ el metro (con doble de ancho...tela para rato), la entretela la he comprado en una mercería de mi barrio a 3€ el metro y el fieltro en un bazar chino a 0,75€ el pliego. Es decir, por menos de 10€ puedes hacerte con un super clutch (bolso de mano) como éste.







Espero que os haya gustado, yo me he divertido mucho cosiéndolo. Hasta la próxima :)

RECICLAJE: forrar una caja con goma eva

4 de septiembre de 2015


Qué sencillo es reciclar y hacer cosas bonitas a partir de una simple caja de bombones vacía. Así de sencillo y gastando muy poco dinero podremos darle una nueva vida a algo usado. Yo he querido convertir esta caja de bombones redonda en un joyero muy brillante...no te pierdas esta genial idea.

Necesitamos una caja de cartón redonda de cualquier cosa (bombones, galletas, pastas...), goma eva del color que más nos guste (yo he escogido una de color rosa con brillantina), lápiz para marcar, una regla, tijeras y pistola de silicona caliente.


Comenzamos midiendo el ancho de la caja sin la tapa. ¡¡¡OJO!!! Si la tapa encaja perfectamente con la caja, mide a partir de la tapa puesta, si no después no cerrará. En mi caso, como la tapa queda algo holgada, he medido todo el ancho, en mi caso, 7,5 cm.
Medimos también el ancho de la tapa, en mi caso han sido 2,5 cm.
Trasladamos estas medidas a la goma eva con la regla y recortamos dos tiras lo bastante largas como pare rodear toda la caja y la tapa.


Inmediatamente iremos pegando las tiras alrededor de la caja y la tapa con silicona caliente. ¡¡Cuidado!! No te quemes.


Una vez pegadas las tiras, colocamos cada pieza sobre la goma eva y marcamos el contorno. Ten cuidado de no cometer el mismo error que tuve yo, que fue marcar el contorno de la tapa y la caja sin las tiras y después los círculos me quedaron pequeños.


Una vez marcados, se recortan y se pegan con silicona caliente en la parte superior de la tapa y en la inferior de la caja.


Y ya tenemos una caja bien molona que nos puede servir como joyero, costurero, "guardacosas"...

Espero que os haya gustado esta manualidad y nos vemos en el próximo post con más DIYs, labores y buenas ideas.
Un beso soñador :*