Cómo usar la máquina de coser manual

20 de junio de 2016


Hace poco que me picó la curiosidad por adquirir una de estas minimáquinas de coser manuales de Aliexpress a un precio irrisorio...y es que esta tienda chinil es puro vicio. La máquina en cuestión es muy simple, tiene forma de grapadora y posee un dispositivo para colocar el carrete de hilo (una canilla), un prensatelas, una aguja y un ajustador de la tensión del hilo.

La que yo compré es de la marca Spring Come y la adquirí aquí.


Además, como accesorios trae un enhebrador y un adaptador para bobinas de hilo.


Usarla es muy fácil, basta pasar el hilo desde la canilla al dispositivo tensor, apretarlo hasta que la tensión del hilo sea la correcta, enhebrar la aguja, levantar el prensatelas e introducir la tela a coser e ir accionando la parte superior como si estuviéramos grapando la tela.

Aquí debajo os dejo un video de cómo se usa la máquina de coser manual:




Creo que este aparato es muy útil para coser pequeñas piezas de tela o fieltro para nuestras manualidades más delicadas, para coser los bajos de un pantalón, para llevarla de viaje ante una emergencia, para los dobladillos de las cortinas y para cualquier otra cosa que se os ocurra. Es muy muy fácil de usar. Me ha encantado aprender a usarla y seguro que le voy a dar mil usos. Y una ventaja para mí muy grande es que no usa pilas, solo la energía de las manos, lo cual es ecofriendly.


DIY: CACTUS DE CROCHET

6 de junio de 2016


¡¡Hola pomelillos!! Siento estar tan ausente pero es que mi vida fuera de las redes sociales no para. Estoy muy ocupada acabando mis prácticas de laboratorio, cuidando a la familia y preparándome unas oposiciones...así que imaginad....

Pero me gusta de vez en cuando desconectar de todo eso y relajarme con mis manualidades, que no es poco. Hoy os quiero mostrar una DIY muy fácil para todas las crocheteras del mundo mundial. Ahora están de moda, como las piñas (os dejo un enlace para hacer una piña de amigurumi aquí, con patrón gratis). Y este no se os va a secar en la vida, no necesita agua y dicen que absorbe las malas ondas de los aparatos eléctricos.

Los materiales que vais a necesitar son:

Lana de color verde
Lana de color marrón oscuro
Lana de color rosa
Aguja lanera
Tijeras
Mini macetero de terracota
Aguja de crochet
Relleno sintético o guata


La lana que yo he usado es la de CARICIA SPORT y aguja de 5 mm.

Lo primero que hay que hacer es montar 20 puntos de cadeneta (o el largo que tu quieras para tu cactus, ya lo quieras más redondito o más alargado). El siguiente paso es ir haciendo vueltas en punto bajo, tantas como ancho quieras el cactus (en mi caso he hecho 28 vueltas) del tal forma que en cada vuelta no introducimos la aguja por el punto entero, si no por la hebra de atrás, así en todas las vueltas. Esto le da al tejido un efecto de ondas, como veis en la imagen de abajo.

Cuando acabes todas las vueltas, remata la labor y deja una hebra larga para luego coser. Esconde el hilo sobrante del inicio entre los puntos con la ayuda de una aguja lanera. Ahora toca unir ambos extremos del tejido y lo cosemos con la hebra larga que habíamos dejado, introduciendo la aguja lanera punto por punto. Luego cierra uno de los extremos del cactus con esa misma hebra y tira fuerte para que quede bien cerradito. Rellenamos el cactus con guata sintética y cerramos la parte de abajo, quedando una especie de pelota verde.

Para hacer la base marrón, hacemos un anillo mágico de 6 pb. En la segunda vuelta hacemos aumentos en todos los pb hasta tener un total de 12 pb. En la siguiente vuelta hacemos 1 pb + aumento hasta tener un total de 18 pb. En la cuarta vuelta, hacemos 2 pb +aumento hasta tener 24 pb. Y seguimos haciendo puntos bajos más aumentos hasta que el tejido tenga el mismo diámetro del año del macetero. Cuando tenga el mismo diámetro, paramos de hacer aumentos en cada vuelta y hacemos 2 vueltas sin aumentar, es decir, hacemos un pb por cada pb de la vuelta anterior. Y cuando hayamos hecho este par de vueltas, hacemos disminuciones hasta que el tejido quede casi cerrado Y lo rellenamos con guata sintética.



Cosemos el cactus a la base y lo encajamos en el macetero. Podemos introducir algunas piedrecitas en la base antes o después de rellenarlo con guata, para que haga de contrapeso y el macetero no se vuelque.
Y para acabar vamos a hacer la flor del cactus. Hacemos un anillo mágico de 5 pb y lo cerramos con punto deslizado. Después hacemos 4 cadenetas, cogemos hebra dos veces en la aguja y hacemos dos puntos altos dobles en el mismo punto (el primero de los 5 del anillo mágico) y acabamos el pétalo con 4 cadenetas más y un punto deslizado en el punto siguiente. Repetimos este paso 4 veces más, hasta tener en total 5 pétalos. Luego cosemos la flor en la parte superior del cactus.


Así nos quedará un cactus de amigurumi molón para nuestro salón, escritorio, mesita de noche...para la cocina o el jardín. Me encanta el resultado...¿y a vosotros? Un beso soñador y nos vemos en el próximo tutorial.

DIY: marcadores de marcianitos de Pyssla.

28 de abril de 2016


Pero qué me gusta a mí un DIY rápido y sencillo. En menos de lo que canta un gallo puedes hacerte unos marcadores molones, ahora que está tan de moda la papelería bonita.
¿Recodáis que hace tiempo hice unos marcianitos con Pyssla? ¿Que qué es Pyssla? Jejeje, vamos por partes, como diría Jack The Ripper. Si no os acordáis de cuando hice los marcianitos, os lo recuerdo aquí. Y Pyssla son los hama beads o cuentas para decorar que vende Ikea. Sí, sí, esas famosas cuentas que después las planchas...bueno, son fáciles de usar y muy divertidas.

Pues bien, tengo una agenda por casa que quería decorar con cosas bonitas. La agenda en sí ya es una cucada, cortesía de Aliexpress (estoy enganchada a esta página y a todas sus cosas de ropa y papelería), pero no sé, le faltaba un toque. Así que la he tuneado un poco:

- un imprimible de un oso polar con gafas y fondo de corazones
- unos post its muy graciosos
- una fresita de Tiger
- separadores con papel de scrap
- un poco de goma eva rosa con brillantina...

Y los famosos marcianitos que ya tenía hechos y a los que no les había dado una utilidad...hasta ahora.


Entonces Pomelo, ¿¿qué he necesitado para hacer los marcadores?? Imaginación (jajajaja), clips metálicos grandes, los marcianitos de Pyssla y una pistola de silicona caliente.


Y el resto es fácil, ponemos un pegote de silicona caliente detrás del marcianito y pegamos el clip en la posición que veis en la imagen de abajo. Esperáis a que la silicona solidifique y ya podéis usarlos.


Creo que ahora mi agenda mola más, ¿no? Espero que os guste.


Nos vemos en el próximo post, un beso soñador y feliz día :)

Doh Vinci de Play-Doh: mil posiblidades de creatividad.

15 de abril de 2016



¿Conocéis Doh Vinci de Play-Doh? Ayer tuve la gran suerte de poder tener entre manos este producto tan novedoso y original con el que se pueden hacer cosillas muy bonitas y compartir un rato divertido con niños (o en solitario, como ha sido mi caso).

Toda la gama de Doh Vinci incluye moldes y recortables para decorar y pintar, una pistola aplicadora, botes de plastilina especial, palito moldeador y piezas montables, que harán que pases un rato agradable, para relajarte, imaginar y crear a tu gusto.

He podido probar Doh Vinci Tocador con Estilo y puedo decir que es más que un juguete. Es un joyero muy bonito, con su cajón y su espejo que se pueden decorar con la plastilina especial, que seca en 24 horas, y aplicarla con la pistola que viene en la caja, junto con los demás accesorios.

Caja del Tocador con Estilo.
 La presentación de producto es genial, puedes ver por fuera en qué consiste el juguete y todas las piezas que trae. Está recomendado para niños mayores de 6 años.

Piezas que incluye la caja.
 Todas las piezas vienen bien embaladas y acompañadas de un folleto de instrucciones, aunque creo que ni le hace falta, porque me ha resultado muy fácil de usar y muy instructivo.

La plastilina viene en unos botes con boquilla fina para un cómodo aplicado.
 Los botes contienen 56 g de pasta especial, con unos colores brillantes y super bonitos, me encantan el verde y el rosa. La plastilina tiene una textura muy suave y un olor muy agradable. Es fácil de moldear y de limpiar. Mientras está fresca, con un paño de tela limpio o un papel de cocina se desprende con facilidad. Cuando se endurece, basta con raspar un poquito para quitarlo.

Moldes y recortables para decorar a tu gusto.
 Los moldes y recortables me han enamorado. El tocador es un amor. Cada recortable contiene una banda discontinúa de rayas con el color de la pasta que podemos aplicar, aunque es opcional. Lo mejor es dar rienda suelta a la imaginación y hacer el dibujo que más te guste y del color que prefieras. Yo no he seguido todas las líneas al dedillo.

Pistola aplicadora, boquilla, fornituras y palito moldeador.
La pistola aplicadora es muy fácil de manejar, yo he probado con dos posturas, con una me he encontrado más cómoda que con la otra. Para aplicar bien el producto, debemos hacer una suave presión constante, colocando la punta del bote pegado al molde y ligeramente inclinado, como en un ángulo de 30º.



Posturas que yo he encontrado para sujetar las pistola aplicadora. La forma de la imagen de la derecha es la más cómoda para mí.


Espero que os haya gustado tanto como a mí, así que animaos a probarlo, también con niños, van a disfrutar un montón seguro.

Receta: leche frita.

11 de abril de 2016


¡¡¡Ey!!! Que ya hace mucho tiempo que nos os traigo una receta. Ésta en especial es del Sr. Manías y yo os la muestro tal y como él la hace.

Receta: Leche frita.

Leche frita es un postre típico de Semana Santa junto con las torrijas, aunque se pueden comer en cualquier otra época del año. Se prepara de la siguiente forma:

Ingredientes:

-Un litro de leche
-200g de azúcar
-Canela en rama
-Cáscara de limón
-2 sobres de Flanin El Niño 
-Pan rayado
-Huevo
-Azúcar y canela en polvo para espolvorear

Primeramente se pone a cocer la leche (reservar medio vaso para disolver los sobres de Flanin) junto con la canela y la cáscara de limón. 

Tras unos minutos hirviendo incorporar el azúcar y mover continuamente hasta su completa disolución. 

Una vez incorporado el azúcar añadimos los dos sobres de Flanin disueltos previamente en el medio vaso de leche que reservamos al principio (la leche del vaso debe estar fría) y continúamos moviendo con una varilla preferentemente hasta que la mezcla espese, será rápido así que tenemos que estar muy atentos al cambio de espesor. 

En cuanto notemos ese cambio apartaremos del fuego y echaremos la mezcla en un cuenco rectangular para que se enfríe.

Una vez bien frío, se puede dejar unas cuatro horas aunque lo ideal es dejarlo toda la noche para adquiera consistencia.

Una vez cuajado se corta en cuadrados de unos cuatro centímetros.

Prepararemos el huevo batido y el pan rayado para rebozar cada pieza y freírla en aceite. Una vez fritas dejamos escurrir y procedemos a pasarlas por la mezcla de azúcar y canela molida.


Dejar enfriar y servir.




Espero que os haya gustado y que probéis a hacer la receta. ¡¡Un saludo pomelines!!

DIY: lacitos de silicona caliente para broches.

6 de abril de 2016


Desde que descubrí en las tiendas Tiger que vendían silicona para la pistola de silicona caliente con brillantina, soy un poco más feliz. No es que la use para muchas cosas pero las veces que la he usado me ha dado resultados increíbles. El color que más me gusta y que mejor queda es el morado, resalta mejor el brillo. Con unos moldes y un poco de paciencia podemos hacer unos broches para el bolso, la bufanda o la solapa del abrigo que será la envidia de tus amigas, doy fé de ello.

Los materiales para hacer estos LAZOS con SILICONA CALIENTE son:

- barritas de silicona con brillantina
- moldes para fondant o fimo
- pistola de silicona caliente
- broches de metal


Lo primero que tenemos que hacer es enchufar la pistola de silicona caliente y esperar a que alcance la temperatura óptima. Introducimos una barrita de silicona con brillantina (éstas las he adquirido en una de las tiendas TIGER) y vamos rellenando los moldes con mucho cuidado. Estos moldes los compré en NY pero las he visto en tiendas especializadas de repostería, en El Corte Inglés...e incluso en los bazares orientales. Aguantan bien el calor.


Una vez relleno el molde, se coloca un enganche o imperdible, apretando un poco, y se deja enfriar y solidificar. Una vez fríos los lacitos, se desmoldan con cuidado.


Podemos eliminar las rebabas con los dedos o con un cúter, con atención de no cortarnos.


Por último, podemos darles una capa de barniz brillante, y si no tenéis, con un poco de esmalte para uñas de color transparente.


¡¡¡Y LISTO!!! Ya tenemos nuestros broches de lacitos. Se pueden usar también para horquillas del pelo, coleteros, pendientes, collares...lo que se os ocurra...

DIY: centro de mesa navideño

27 de diciembre de 2015


Quiero mostraros, un poco tarde, la forma en la que la pasada Noche Buena adorné la mesa de casa los padres del Sr. Manías, ya que me pasé parte de la tarde haciendo estos centros de mesa que a todos encantaron. Lo mejor de todo es lo sencillo que es hacerlos y lo económicos que resultan, creo que en total no llegó ni a los 5 euros. Y como no, las protagonistas son las flores de Pascua o Poisenttias que tan típicas son de estas fechas. Están hechas con goma eva de brillantina. Os cuento un poco cómo los hice...¡¡allá vamos!!

Los materiales que vamos a necesitar para hacer este DIY son:

- goma eva de brillantina de los colores: dorado, verde y rojo
- base redonda de corcho blanco de 15 cm de diámetro y 4 cm de ancho
- velas rojas o doradas
- pistola de silicona caliente y barritas de silicona
- lápiz y tijeras
- regla

1) Medimos el grosor del corcho blanco, en mi caso es de 4 cm, y marcamos con la regla y el lápiz sobre el revés de la goma eva dorada los 4 cm y cortamos una tira larga, tan larga como largo sea el perímetro de la base redonda.

2) Pegamos con silicona caliente esa tira alrededor de la base de corcho y recortamos el sobrante.

3) Colocamos la base de nuevo sobre la goma eva dorada y marcamos con el lápiz todo el contorno. Lo recortamos con las tijeras. En el centro, marcamos el diámetro de la vela y lo recortamos también.

4) Pegamos con silicona caliente el círculo a la base. Quedará con un circulito pequeño recortado en el centro donde irá pegada la vela.

5) Para hacer las flores de pascua: dibuja sobre el revés de la goma eva verde unas hojas de unos 4 cm de largo y 2,5 cm de ancho. Dibuja 12 en total, tres para cada flor. Para los pétalos, dibuja por el revés de la goma eva roja uno de unos 3 cm de largo y 1,5 cm de ancho, 5 por cada flor, y otros más pequeños que van en el centro, 5 por cada flor.

6) Para darle forma a los pétalos usaremos el calor, puede ser de una plancha o de la propia punta de la pistola de silicona. Los pétalos grandes se doblan por la mitad a lo largo y se les pasa calor por el doblez. Los pétalos pequeños se doblan por su mitad a lo ancho y también se les aplica calor.

7) Después se monta y se pega todo con silicona caliente: primero las hojas verdes, luego los pétalos grandes y encima, los pétalos pequeños.

8) En en centro de cada flor, pegaremos unos circulitos pequeños de goma eva dorada. Y finalmente, podremos un poco de silicona en la base de las velas y las pegaremos en los huecos centrales que recortamos al principio.

Y así es como queda el centro de mesa, 100% hecho a mano. Es una manualidad muy bonita y entretenida, en la que incluso los peques de la casa os pueden ayudar.


Espero que os haya gustado, y bueno, estáis a tiempo de hacerlos para la cena de Noche Vieja.


¡¡FELICES FIESTAS A TODOS!!

DIY: cómo hacer un organizador/pizarra.

14 de diciembre de 2015


Hola de nuevo. Por fin tengo un poquito de tiempo libre para dedicarle al blog. No os preocupéis los que me leéis, estoy bien pero muy ocupada.
Hoy os quiero enseñar a hacer un organizador (planner) para colgar y en el que podremos escribir como en una pizarra blanca con la que se usan rotuladores. Esta manualidad la vi en Youtube a una chica (ahora no recuerdo quien) y me pareció muy útil y original.

Además, reciclaremos el marco y el cristal de un cuadro viejo y feo que tengamos por casa. Necesitaremos los siguientes materiales:

- Marco y cristal de un cuadro viejo
- Pintura en spray del color que más nos guste
- Una cartulina de color liso y claro
- Una plantilla para los días del mes
- Una plantilla de rayas u hoja de cuaderno de rayas
- Frases inspiradoras y motivadoras impresas
- Mucho washitape
- Rotulador para pizarra
-Tijeras
- Regla
- Cúter
- Cinta de carrocero
- Pegamento
-Alicates (si fuera necesario quitar los clavitos que vienen por detrás del marco)


Lo primero que haremos es desmontar el cuadro, despegando la cinta que tenga por detrás, quitando los clavos o grapas que tenga, sacando el cartón, la lámina o foto que tuviera y el cristal (con mucho cuidado de no romperlo). Una vez que tengamos el marco solo, colocaremos papel de periódico debajo y pintaremos con pintura en spray siguiendo las recomendaciones del fabricante.


Por otro lado, nos iremos a un ordenador y haremos una tabla con 7 columnas (para cada día de la semana) y 5 filas (para los días del mes). Podemos darle algún espacio a cada celda o incluso ponerle color de fondo. Si no sabes hacer esto en el ordenador, no te preocupes. Coge lápiz y regla y dibuja la tabla directamente sobre un folio de color o la cartulina. Eso sí, dale color: con lápices, rotuladores, acuarelas...lo que quieras para que quede bonito.
Pegaremos con pegamento en barra el folio con la tabla a la cartulina y cubriremos los bordes con washitape. Haremos lo mismo con una hoja con rayas. Podemos añadir más detalles: goma eva con brillantina, pegatinas, dibujos...todo vale para que quede divertido.

Intenta distribuir cada cosa antes de pegarla, para ver cómo queda, por si tienes que rectificar.


Una vez bien seco el marco, montaremos el cristal, después colocaremos la cartulina y encima pondremos el cartón que traía el cuadro. Volveremos a poner las grapas o los clavos que venían y encima recubriremos los bordes con cinta de carrocero.


¡¡¡Y listo!!! Podremos colgarlo y escribir nuestras tareas pendientes, como lista de la compra, cumpleaños, exámenes, recordatorios, fechas clave....


Espero que os haya gustado y que lo pongáis en práctica. Os mando un beso soñador :)
¡¡Hasta la próxima!!

DIY: organizador de hilos.

21 de noviembre de 2015


Seguro que te ha pasado alguna vez que abres el costurero y te encuentras una maraña de hilos empezados, con toda clase de nudos e historias y te han entrado ganas de cerrarlo y dejar aquello allí. Pues a mí sí, jejeje. Me ha pasado sobre todo con los hilos de bordar que cuando los compras vienen muy bien ovillados, pero que cuando los empiezas son difíciles de desliar y encima se quedan revueltos y chafados. Pues oye, nunca mais. Con este truco he descubierto el paraíso del orden en los costureros. Muy sencillo y práctico.

Solo vais a necesitar depresores linguales (vaya palabro), se trata de los palitos de madera que usan los médicos para bajar la lengua y ver mejor tu garganta. En su defecto podéis usar palitos de helado, que también vienen geniales. También unos aros de metal que se abren y cierran, una broca de pequeño diámetro, un cúter y un rotulador indeleble.


Lo primero que vamos a hacer es unos agujeros en uno de los extremos de los palitos con la ayuda de la broca, más o menos centrado y a unos 5 mm del borde, tal y como se ve en la imagen de abajo. Al principio cuesta un poco, paciencia. Y nos os desesperéis si se os parte un palito, son de madera muy fina y de rajan con facilidad.


Después, liáis el hilo alrededor del palito y al finalizar, introducís el cabo suelto en una pequeña ranura hecha con el cúter. Esto es para que no se escape el hilo y se vuelva a liar.


Yo os recomendaría que en el extremo del palito opuesto al agujero, escribierais la marca del hilo y la referencia de color, por si alguna vez volvéis a necesitar el mismo color.


Y una vez enrollados todos, están listos para el último paso. Usaremos el aro para unir todos los palitos. No se perderá ninguno jamás de los jamases.


Solo tenéis que abrir el aro (estos se compran en papelerías), introducir todos los palitos por el agujero, y cerrar el aro. ¡¡¡Listos para guardar en el costurero!!!


Espero que os haya gustado y sobre todo, que os sirva para mantener orden en vuestro costurero. Un beso soñador. Nos vemos pronto :)

RECICLAJE: de bote de yogur a lapicero molón.

17 de noviembre de 2015


¿Otro tutorial para reciclar? Sí...¿y por qué no? Para mí, reciclar es crear de nuevo, darle a algo una segunda oportunidad y convertir un útil y bonito aquello que va a la basura. Con un bote de yogur de estos que tienen forma de vaso se pueden hacer muchas cosas. Pero antes hay que tunearlo un poco.

Yo me he decantado por hacerle un "vestido de crochet", una cubierta que tape los dibujos y las letras y le dé un toque personal, original y diferente...algo más bonito.

Lo confieso, tengo lápices y rotuladores de colores a punta pala. Me gusta tenerlos de todo tipo: ceras, lápices de madera, bolígrafos de punta fina, plumas...pero me falta sitio donde almacenarlos (debo tener como 6 lapiceros llenos).

Esta manualidad es muy fácil de hacer, necesitamos los siguientes MATERIALES:
- bote de yogur
- lana acrílica
- aguja de crochet
- lazo


La lana que podéis usar es cualquiera que tengáis en casa y os haya sobrado de otra labor o algún resto de un ovillo mayor, ya que como mínimo vamos a necesitar unos 50 gramos de estambre.
Entonces, recapitulemos. Necesitamos un ovillo de al menos 50 gramos, de grosor 3-3,5 mm y aguja de crochet de 3 mm. También necesitaremos un imperdible que haga las veces de marcador de vueltas o un marcador en sí. Vamos a tejer todo en punto bajo, el punto que más se usa en amigurumi y nos ayudaremos del anillo mágico para empezar. Vamos allá...

Comenzaremos la labor con un anillo mágico de 6 puntos bajos. En la siguiente vuelta vamos a hacer un aumento en todos los puntos de la vuelta anterior, teniendo al final de la vuelta 12 puntos bajos.
Seguimos con la siguiente vuelta, alternando un punto bajo con un aumento, así 6 veces, hasta tener un total de 18 puntos bajos. En la siguiente vuelta alternamos 2 puntos bajos y un aumento (6 veces), luego 3 puntos bajos y un aumento (6 veces)...así hasta hacer 5 puntos bajos y un aumento (6 veces) teniendo un total de 42 puntos bajos. Comprobad antes de seguir que el círculo que hemos tejido tiene el mismo diámetro que la base del bote. Si es así, adelante con el siguiente paso. Si no es así, aumenta o disminuye el diámetro, añadiendo o quitando vueltas.

Esto no es una ciencia exacta, yo lo hice a ojo. Cada persona le da a la labor una tensión distinta, incluso si usas una lana más fina o más gruesa, o un número de ganchillo diferente, el tamaño del tejido va a variar.


El siguiente paso va a ser tejer el cilindro que sube hacia el borde del bote. Como vemos, no es un cilindro perfecto, sino que va aumentando su diámetro conforme nos acercamos a la boca.
Voy a explicar cómo lo he hecho yo y espero que os dé resultado.
Justo después de acabar el círculo de la base, he tejido 4 vueltas sin hacer ningún tipo de aumento, es decir, en cada una de esas vueltas he tejido 42 puntos bajos. En la primera vuelta de esas cuatro no he tomado el hueco entero de los puntos anteriores, sino solo la mitad del bucle interior. En el resto de vueltas sí he cogido el hueco del punto entero. Esto lo que consigue es generar una especie de borde en la base. Pero si no te gusta así, salta ese paso.

Después de esas 4 vueltas sin aumentar ni disminuir, he realizado una vuelta añadiendo aumentos cada 13 puntos bajos, es decir, he tejido 13 puntos bajos y un aumento (3 veces) teniendo un total de 45 puntos bajos. Luego he tejido 4 vueltas más sin aumentos.
Luego he tejido 14 puntos bajos y un aumento (3 veces) hasta tener un total de 48 puntos bajos. Otras 4 vueltas más sin aumentar y seguidamente una vuelta con 15 puntos bajos y un aumento (3 veces) con un total de 51 puntos bajos....y así hasta llegar hasta el borde de la boca del bote, tal y como se ve en las fotos.


Para finalizar de tejer, he metido la hebra por el último bucle del último punto, he apretado y con una aguja lanera he "escondido" el cabo entre los puntos tejidos. Así queda disimulado.


Para finalizar la manualidad, el cogido un lazo y lo he anudado como se ve en la foto de abajo. Le da un toque diferente y más divertido, siempre eligiendo un color que contraste con el de la lana.

Otra idea que os propongo es la de hacerle un bordado a modo de punto de cruz.


Y ya podemos guardar y almacenar nuestros colores, bolis, pinceles o lo que queramos. Queda muy gracioso y vistoso.


Nos vemos en el próximo post, un beso soñador.