DIY: expositor para pendientes.

1 de septiembre de 2016


¡¡¡Buenos días pomelos!!! Estrenamos mes y nueva etapa. Acaban las vacaciones para muchos y comienza de nuevo la rutina. Y hay que empezar con buen pie y con positividad.

Hoy os traigo una manualidad muy chula, un expositor hecho con palillos de helado para colgar los pendientes. Con este DIY quiero promover el reciclaje, ya que podemos darle una segunda oportunidad a todo aquello que nos sobra y que aún puede servir. Con palitos de madera de hacen verdaderas maravillas, hay muchas ideas para hacer con ellos. Yo pensé en esta idea porque necesitaba un expositor para mis pendientes y quería que fuese decorativo y hecho por mí misma.
Y los materiales son fáciles de adquirir y montarlo todo es muy sencillo y baratito.

Vamos con los materiales que vamos a necesitar y con el paso a paso:

- Cola blanca (o silicona caliente)
- Palitos de madera
- Pintura acrílica de varios colores
- Pincel
- Recipiente con agua y servilletas de papel
- Algo para decorar: flores, lazos, botones...
- Tapadera de plástico
- Papel de periódico o folios para proteger de manchas la zona de trabajo


Vamos a colocar sobre un folio los 10 palitos de madera que vamos a necesitar. Sobre una tapadera o plato de plástico vamos a poner un poco de pintura acrílica de cada color y vamos a pintar los palitos: de color blanco pintamos los 2 de la base y los 4 que de montan en forma de V invertida. De colores distintos pintamos los 4 restantes.

Los pintamos por una cara, esperamos a que seque la pintura y lo pintamos por la otra cara. Podemos dar dos capas de pintura si nos gusta el color más intenso.


Sobre dos palitos en paralelo, vamos a pegar los 4 palitos de colores de forma perpendicular, justo como se ve en la imagen de abajo. Dejamos una pequeña separación entre palito y palito. Yo he usado cola blanca, que tarda más en secar. Si tenéis prisa podéis usar la pistola de silicona caliente y pegarlo  todo con ella.



Para que queda más bonito, podemos pegar algunos adornos, como flores, lazos, botones...
Yo he elegido estas flores que le dan un toque rústico. Recomiendo no recargarlo demasiado de adornos, recordemos que lo importante en esta manualidad es que se luzcan nuestros pendientes.


Una vez que esté todo seco y bien fijo, podemos colgar nuestros pendientes. Mirad cómo queda con los pendiente puestos. ¡¡¡Me encanta!!!


Espero que os haya gustado y que lo pongáis en práctica. Os mando muchos ánimos para el comienzo de este mes, que me encanta, porque ya empieza a hacer una temperatura razonable, jejeje.
Os mando miles de millones de besos soñadores. Nos vemos en el próximo post :)

DIY: alfiletero vintage con encaje.

29 de agosto de 2016


He aquí la fan número uno de los alfileteros: grandes, pequeños, normales o vintage...todos me gustan. Y también me gusta hacer mis propios diseños, con bordados, con distintos materiales, lisos, reciclados...
Por aquí os dejo algunos enlaces para que os hagáis una idea:

- Tarro alfiletero
- Fresas-alfiletero
- Alfiletero granny square
- Alfiletero donut de fieltro
- Ratoncito alfiletero
- Alfiletero de patchwork
- Alfiletero reciclado
- Alfiletero vintage
- Alfiletero bordado
- Alfiletero lata atún
- Alfiletero-pulsera

¿Veis? Son un montón de tutoriales que podéis ojear y hacer, ya que son todos muy fáciles.

Hoy me apetecía mucho mostraros el último acerico que he cosido, con un toque vintage que me gusta mucho, lazo y encaje incluidos. La tela no puede gustarme más, es una tela 100% algodón con un estampado super bonito y con tonos de mi color preferido, el rosa. La compré en una de las tiendas Tiger de mi ciudad por unos 3€ el retal de 50x50 cm. He de decir que no resulta muy barato, pero siempre que voy allí, acabo pecando en algo.

Vamos con el paso a paso y los materiales que vamos a necesitar:

- Un trozo de tela estampada de 15x10 cm
- Un trozo de tela lisa de 15x10 cm
- 15 cm de encaje
- 15 cm de lazo
- Tijeras
- Alfileres
- Aguja e hilo
- Relleno sintético
- Máquina de coser


1. Pasamos el lazo entre los puntos del encaje. Si el encaje que tú tienes no tiene por donde introducir el lazo, déjalo por encima y lo fijas con alfileres para que no se mueva.


2. Fijamos el encaje a la tela estampada y la cosemos a máquina con pespunte recto. Si no tienes máquina, cóselo a mano.


3. Una vez cosido el encaje, enfrentamos las telas, derecho con derecho, fijamos con alfileres y cosemos todo el contorno a 0,5 cm del borde, dejando una pequeña abertura de unos 4-5 cm en uno de los lados.



4. Cortamos las esquinas y los bordes sobrantes, quitamos los alfileres y damos la vuelta al rectángulo por la abertura que habíamos dejado.


5. Sacamos bien las esquinas con la ayuda de la punta de las tijeras, quitamos los hilos que sobren y planchamos, procurando que el dobladillo de la abertura quede hacia adentro. Eso nos ayudará después a coserlo y que no se note la costura.


6. Rellenamos por el hueco con guata sintética hasta tener el grosor adecuado.


7. Cogemos con un alfiler la abertura y la cosemos con punto invisible. La puntada invisible es una forma de coser un hueco sin que se note la costura.




Y listo, ya tenemos nuestro alfiletero vintage con encaje listo para usar. Queda precioso.




Espero que os haya sido útil, podéis dejarme comentarios si os ha gustado o si tenéis alguna duda del tutorial. Un beso soñador, nos vemos en el próximo post ;)

Cómo hacer una funda para cojín con palabras.

25 de agosto de 2016


Hola holaaaa. Aquí estamos de vuelta con una super idea genial para las amantes de la decoración. Hoy os voy a enseñar cómo hacer una funda para cojín con la palabra que queráis, dependiendo de la estancia donde vayáis a colocar el cojín: salón, dormitorio de matrimonio, cuarto de los niños, zona chill out...

Yo, para el dormitorio de matrimonio he elegido la palabra LOVE, toda una sorpresa para el Sr. Manías. Y lo mejor de todo, he confeccionado la funda utilizando retales y recortes de cortinas que encontré en una bolsa depositada en un contenedor cerca de un taller de tapicería. Ni que decir tiene, que antes de usarlas, las lavé a conciencia a pesar de no haber sido utilizadas.

Reutilizar cosas que ya nadie quiere y darle una segunda oportunidad me encanta. Lo bonito de este tipo de telas es el color tan natural que tienen y el entramado de la tela, como en relieve y el aspecto semitransparente, que les da un toque muy vintage.

Los materiales que vamos a necesitar para hacer esta funda para cojín son:

- Telas o retales, mímimo dos trozos de 60x40 cm en mi caso o del tamaño del cojín que tengáis, normalmente son de 50x50 cm.
- Fieltro negro o del color que combine con la tela que tengáis.
- Lápiz para marcar, yo he usado uno blanco de maquillaje
- Alfileres
- Aguja e hilo
- Máquina de coser
- Cojín
- Papel y lápiz
- Impresora
- Tijeras


Lo primero que yo hacemos para obtener la plantilla de las letras es irnos al ordenador, abrir el World y seleccionar el tipo de letra, en este caso Sacramento. Podéis descargarla e instalarla en vuestro ordenador pinchando sobre la imagen:



En el documento de World, escribís la palabra que queráis y seleccionáis el tamaño máximo que os quepa en un folio A4 apaisado. Yo escribí la palabra LOVE y lo imprimí.
Luego recortamos las letras y las calcamos sobre el fieltro negro como veis en la foto de abajo.



Recortamos el fieltro negro y lo colocamos en el centro de uno de los trozos de tela. Lo fijamos con alfileres a la tela.


Con la máquina de coser o a mano, vamos cosiendo con cuidado las letras a la tela.


Una vez cosidas las letras, colocamos el otros trozo de tela, juntando derecho con derecho, y lo fijamos con alfileres.


Cosemos todo el contorno, a 1 cm de los bordes, dejando una abertura de unos 30 cm en uno de los lados, por donde introduciremos el cojín. Tiene que ser lo suficientemente grande para que el cojín entre bien y no descosa los lados.


Damos la vuelta a la funda y planchamos las esquinas, para que queden bien.


Introducimos el cojín por la abertura y la cerramos, cosiendo a mano con pespunte invisible.



Como veis, la funda queda genial, muy decorativo y original, ya que podemos hacerla personalizada.


Y después de haber hecho el cojín LOVE, cosí otras dos fundas lisas en color blanco nude que combinan muy bien con la funda de cama y de las almohadas. Tengo pensado personalizarlas, quizás con corazones de crochet de color marroncito, tejidos como los que os enseño aquí, pero ya os lo enseñaré


La única pega que tienen estas fundas es que hay que descoserlas por el pespunte cosido a mano para poder lavarlas. Pero se pueden hacer con un cierre de cremallera, cierre de botones o sin cierre...pero esos son unos tutoriales que tengo pendientes.

Espero que os haya gustado, dejadme comentarios de qué os ha parecido. Y nos vemos en el próximo post...¡¡¡hasta pronto!!!

DIY: cómo hacer flores yoyó (videotutorial).

23 de agosto de 2016


Hace mucho tiempo, allá por el 2011, hice un tutorial para realizar estas flores pero en su momento recibí muchos mails con dudas preguntándome cómo se hacen y al final he tenido un hueco y los medios necesarios para realizar el tutorial más completo y con un vídeo explicativo.

Hacer este tipo de flores no tiene mucho misterio. Yo las hago a mano pero sé que en el mercado hay unos aparatitos, sobre todo los he visto de la marca Clover, para hacer este tipo de flores de distintos diámetros.

Estas flores yoyó sirven para muchas cosas: para hacer broches, adornar ropita de bebé, para poner en el pelo... y si unimos unas cuantas, sirven para hacer cortinas, como cinturón, pulsera...

Os voy a mostrar cómo las hago yo a mano, ya que es muy sencillo y no necesitamos gastarnos el dinero en otras herramientas para hacerlas.

Los materiales que vamos a necesitar son:

- Tela (de diferentes colores o estampados)
- Hilo y aguja
- Algo redondo para dibujar, yo he cogido un CD
- Lápiz para marcar
- Tijeras


Comenzamos marcando con lápiz sobre la tela de revés un círculo. Debemos tener en cuenta que el diámetro final de nuestra flor será la mitad del círculo que marquemos al principio. Cuanto más grande es nuestro círculo marcado, más grande será la flor yoyó.


Cosemos un dobladillo alrededor del círculo de medio centímetro, hilvanando con aguja e hilo.


Una vez hilvanado todo el borde del círculo, tiramos fuerte del hilo con el que hemos cosido, haciendo que en el borde de nuestro círculo se haga un fruncido.


Acomodamos la tela dándole forma redonda y hacemos un par de puntadas para rematar el hilo. Cortamos el hilo y listo, ya tenemos nuestra flor yoyó acabada.






Espero que os haya gustado y sobre todo, que os haya servido. Ahora podéis poner en práctica vuestras habilidades costuriles y hacer un millón de flores de este tipo para vuestros proyectos. os aseguro que pasaréis un rato divertido haciéndolas.

Nos vemos en el próximo post, os mando miles de millones de besos soñadores :*

DIY: molinillos de viento con goma eva (videotutorial).

19 de agosto de 2016


Hola pomelines :) :)

¿Cómo vais? Yo genial, de vacaciones por tierras asturianas. Pero sigo con las publicaciones a pesar de estar descansando porque me gusta compartir con vosotros este hobbie tan molón como es el de las manualidades. Hoy os traigo un post muy divertido y entretenido con una manualidad especial por si la queréis hacer con los niños. Se trata de hacer molinillos de viento, pero no los tradicionales de papel o de cartulina, sino con goma eva...todo un descubrimiento que funciona genial.


Para realizar este DIY vamos a necesitar los siguientes materiales:

- Cuadrados de goma eva de 14x14 cm
- Varillas de madera de 0,5 cm de diámetro y 30 cm de largo
- Chinchetas o puntillas
- Regla
- Lápiz
- Tijeras

Todos estos materiales se pueden encontrar en tiendas especializadas de manualidades o en bazares orientales.


1. Comenzamos trazando con el lápiz y la regla dos diagonales en el cuadrado de goma eva.


2. Con las tijeras, cortamos por las líneas trazadas dejando 1,5 cm hasta llegar al final, dejándolo sin cortar.


3. Vamos doblando las esquinas hacia el centro, alternándolas, y superponiendo unas con otras.





4. Una vez superpuestas, las atravesamos con una chincheta o una puntilla. Podemos girar la chincheta para hacer que el agujero esté holgado y el molinillo pueda girar mejor.


5. Por último, clavamos la chincheta en la varilla de madera, haciendo presión al introducirla para que quede bien fija y no se salga.






Ehhh, y ya tenemos listos nuestros molinillos de viento para salir a la calle un día ventoso y que giren y giren.
Una idea estupenda es colocarlos en el balcón de casa o si tenéis jardín, ponerlos en los maceteros.

Espero que os haya gustado este tutorial y que lo compartáis con amigos y familiares. Nos vemos en el próximo post...os mando un beso soñador :*