Invítame a un café

DIY: maqueta con goma eva.

23 de febrero de 2015


Porque los estudios no están reñidos con la creatividad y la originalidad, hoy os quiero mostrar una de las ideas que vinieron flechadas a mi cabeza cuando la profe de MBH nos pidió que fuésemos originales a la hora de presentar un trabajo.

Y hete aquí que pensé en hacer una maqueta en vez de un dibujo del interior de un riñón. Está confeccionada con goma eva y los detalles pintados con rotulador. Me recuerda mucho a los proyectos de ciencias de los niños de Estados Unidos.

Si queréis hacer una maqueta de lo que sea (puede ser un riñón o de la foto de tu suegra a escala 1:1, :P) sólo tenéis que sacar el patrón de todas las partes, recortar, ensamblar y pegar. También deberéis elegir bien el color de cada una de las piezas.


Como veis en la foto de arriba, he imprimido el dibujo del que voy a sacar el patrón, justo del tamaño que quiero. He recortado todas las partes que me interesan para luego usarlas de plantillas sobre la goma eva.

Una vez que tengo todas las piezas recortadas, solo tengo que ensamblarlas y pegarlas cada una en su sitio.


Los detalles del interior los he pintado con rotuladores. Lo intenté con lápices de colores pero no dejan bien el color y dejan marcada la goma eva.


Y por último, el título del proyecto y el nombre de cada una de las partes. Se pueden utilizar etiquetas también, toda idea puede añadir otro toque original.


Espero que a la profe le guste y que me ponga buena nota, jejeje. Nos vemos la semana que viene con un nuevo post, espero que esta vez sea de crochet o amigurumi, porque me muero de ganas de coger las agujas...besitos soñadores :)

Receta: papas aliñás (al estilo de mi casa).

16 de febrero de 2015


En casa somos de comer bien y sano, con algún que otro caprichillo, pero nos encanta la comida tradicional y de pueblo. Un plato típico de la zona de la Axarquía es el que os muestro hoy, lo llaman "papas aliñás" y está riquísimo. A pesar de ser un plato muy básico, es una delicia.


Para hacer este plato vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

-Patatas
- Alcachofas
- Una rebanada de pan
- Dos dientes de ajo
- Aceite
- Vinagre
- Sal
-Orégano
- Colorante alimenticio
- Vino blanco

Ponemos una sartén con aceite de oliva a calentar y previamente tendremos cortadas en tacos y limpias las patatas y las alcachofas.

Las ponemos a freír juntas hasta que estén doraditas. Después, apartamos, escurrimos y reservamos.

En el mismo aceite freímos a la vez dos dientes de ajo y una rebanada de pan. Una vez estén dorados, retiramos de la sartén y las introducimos en un vaso para batidora. Junto a ellos, añadimos también sal, orégano (al gusto), colorante alimenticio, vinagre y vino blanco (a partes iguales, como un par de cucharadas soperas de cada uno). Finalmente un vaso de agua también (unos 200 ml).

Batimos todos esos ingredientes y con ello conseguimos la salsa de las patatas y las alcachofas.

Ahora, en una olla, ponemos la salsa, las patatas y las alcachofas pochadas y a fuego medio vamos reduciendo la salsa, durante unos 10 minutos. Las patatas y las alcachofas se pondrán más tiernas y cogerán todo el sabor del aliño.

Cuando la salsa esté reducida podemos servir y comer, tanto como guarnición como para comer solas acompañadas de una cervecita bien fresquita o un vinito tinto.



Espero que os haya gustado la receta y que la probéis. Ya me diréis qué tal o si conocéis más recetas camperas como ésta.

Un beso soñador y bon apetit.

DIY: detalles para un disfraz de Carnaval.

9 de febrero de 2015


Como mamá crafter ocupada, hay veces en las que me gustaría hacer todas las manualidades posibles para que mi peque pudiera lucirlas o usarlas en cada momento. Pero a veces me veo muy desbordada con el trabajo y los estudios y no doy más de mí. ¡Ojo!, no me quejo, me encanta lo que hago y cómo ocupo mi tiempo, sólo hablo de una realidad.

El otro día me llegó una circular de la guardería de la niña diciéndome que próximamente van a tener una fiesta de disfraces con motivo del Carnaval. Así que aproveché una oferta del Lidl y fui a comprarle un disfraz a Pomelita, con la "desgracia" de que no los había de su talla (nótese la ironía al poner entre comillas la palabra desgracia, porque aquí es donde salió mi vena crafter y encontré la solución). Me dije a mí misma: "No pasa nada, esto lo arreglo yo".

El disfraz es de hada y es muy sencillo. Trae sus alas de hada, su falda de tul de hada y su varita mágica de hada...¡¡GENIAL!!....pero....¿y si hago algo para el pelo? No trae nada para el pelo...

La talla del disfraz es para niñ@s de 2-3 años, mi niña tiene 11 meses...ummm....piensa, piensa...EUREKA.

La falda de tul venía muy larga y de ahí he sacado un par de tiras de tul para hacer unos pompones para el pelo. Las recorté como unos 5-6 cm de ancho del bajo de la falda y el largo me daba para hacer dos (qué suerte).

Enrollé las tiras en la palma de mi mano, dando varias vueltas hasta utilizar todo lo largo de la tira, anudé un trozo de la propia tira en el centro apretando bien fuerte y después corté los bucles con unas tijeras.


Y por último, a los pompones les pegué una pincita a cada uno con un poco de silicona caliente. He aquí el resultado...


Así es como he conseguido que Pomelita tenga un disfraz para Carnaval a su medida y encima lleve dos pompones en el pelo, esos detalles que lo complementan.

Os dejo aquí un enlace para hacer pompones de lana, el método es muy parecido.

Buenos días y besos soñadores :)

Review: FitBit Flex vs. Xiaomi My Band.

2 de febrero de 2015


Hoy quiero hablaros de algo diferente de lo que normalmente suelo hablar en el blog. Se trata de un tema que hoy día está muy de moda: las pulseras de actividad.

Pero algunos os preguntaréis...¿qué es una pulsera de actividad?

Una pulsera de actividad es un aparatito que va dentro de una banda de caucho o goma que mide tu actividad física diaria e incluso te monitoriza tu sueño. Es decir, mide tus pasos diarios, la distancia recorrida, las calorías consumidas, las horas de sueño ligero y profundo (calidad del sueño) y te despierta con una vibración a la hora que tú le digas.

Estos juguetitos se han convertido en una forma divertida de realizar más actividad física, ya que puedes añadir amigos en la aplicación que tienen para PC, Mac y Smartphones.

Yo he probado durante más de un mes dos de las que hay en el mercado y me he propuesto hacer una comparativa para que veáis las ventajas e inconvenientes de cada una.

FITBIT FLEX VS. XIAOMI MY BAND

FitBit Flex es una pulsera de actividad muy ligera y con una banda de caucho muy resistente. Apenas se nota que la llevas. Es capaz de monitorizar los pasos diarios, la distancia recorrida, las calorías quemadas, los minutos que estás activo, las horas que has dormido y la calidad de tu sueño (tiempo que tardas en dormirte, tiempo de sueño ligero y tiempo de sueño profundo).
Incluso puedes configurar en su App un objetivo de peso, la ingesta de calorías de los alimentos y la cantidad de agua que bebes al día. En ese sentido, yo la veo muy completa.
Su precio en el mercado es de 99.95€ y la banda de caucho está disponible en varios colores. En la caja podemos encontrar el dispositivo Fitbit, la pulsera en dos tamaños, el cargador y un adaptador de sincronización inalámbrica.


Xiaomi My Band es otra pulsera cuantificadora con las mismas funciones que la FitBit Flex. Mide los pasos dados, distancia recorrida, consumo de calorías, tiempo de actividad física, monitoreo de sueño...todo igual a la anterior. Si bien, yo veo un montón de ventajas de esta última con respecto a la anterior. Xiaomi My Band también viene con su cable adaptador al ordenador, su cargador y su banda de caucho.

Ambas pulseras se iluminan con luces led, la FitBit tiene 5 luces leds y la Xiomi tiene 3. Se van encendiendo a medida que vas cumpliendo tus objetivos diarios. Se pueden configurar para marcar los objetivos. Por ejemplo: 10000 pasos diarios, 8 km recorridos, 2000 calorías gastadas, 30 minutos de actividad física intensa, correr, nadar, montar en bici....

Y digo lo de nadar porque ambas pulseras son ¡¡¡resistentes al agua!!!



Ventajas de Xiamoi My Band con respecto a FitBit Flex:

1) Precio: la Xiaomi es muchísimo más barata que la Fitbit Flex y no por ello es de peor calidad, al contrario, es mucho mejor que la FitBit. La Xiaomi no llega a los 20€.

2) Duración de la batería y tiempo de carga: la Xiaomi tarda en cargar unos 30 minutos mientras que la Fitbit está una hora cargando. Y ahora viene lo mejor, la batería de la Xiaomi dura alredeor de un mes y la de la Fitbit apenas una semana.

3) Programación del sueño: Xiaomi detecta sola cuando comienza tu sueño y lo registra en su interior y a la FitBit hay que programarla y decirle cuándo comienzan tus horas de sueño es decir, hay que decirle cuándo estás en la xama a punto de dormirte para que empiece a monitorizar tu sueño.

4) Interfaz de la aplicación móvil: Xiaomi tiene una interfaz en su aplicación móvil mucho más bonita y visual que la de la FitBit, incluso es mucho más fácil de configurar.

A la izquierda, la app de la Xiaomi My Band. A la derecha, la app de la FitBit Flex.

Ambas aplicaciones se sincronizan a través de Bluetooth con el Smartphone, son gratuitas y se pueden descargar tanto para Android como para IOS.

5) Los colores y las bandas: Xiaomi tiene bandas de colores más bonitos que FitBit y se pueden pedir a través de DealExtreme, Aliexpress o Amazon por un precio muy barato. Eso sí, echa paciencia para que lleguen a casa, suelen tardar de 3 semanas a un mes.

6) Acabado de los dispositivos: Xiaomi está acabada en aluminio resistente a arañazos y golpes mientras que FitBit Flex es de plástico duro.

7) Aviso de llamadas: ésta es una de las ventajas que más me gusta. La pulsera Xiaomi puedes configurarla para que te avise de las llamadas que recibes en el móvil, cosa que NO hace la FitBit. Esto para mí es genial cuando llevo el móvil en el fondo del bolso y no escucho que me están llamando, o cuando hay mucho ruido, o cuando tengo el móvil cargando en otra habitación o simplemente lo tengo en silencio. Con una ligera vibración nos indica que tenemos una llamada entrante. Desde que la tengo, ya no he vuelto a tener una "llamada perdida".

Monitoreo del sueño: a la izquierda la Xiaomi y a la derecha la FitBit Flex. 


La FitBit Flex fue un regalo de Reyes del Sr. Manías y la Xiaomi My Band la pedí yo a través de www.dx.com y el paquete tardó en llegar a casa como unas 3 semanas.

Llevo las dos pulseras en mi muñeca izquierda, pero definitivamente me quedo con la Xiaomi My Band por todas esas ventajas que os he mencionado antes, sobre todo con la calidad-precio y con la duración de la batería.


Espero que os haya gustado esta review y que os ayude a la hora de elegir éstas u otras pulseras de actividad.